Historia
luneta
1

como se explica la persecucion en roma al cristianismo si siempre fue tolerante con todas las religiones anterioles

+0
(1) Respuestas
sebasbravo2

3. LA ACTITUD DEL IMPERIO ROMANO FRENTE A LOS CRISTIANOSLa actitud inicial del Imperio Romano hacia los cristianos fue de total indiferencia; esto puede provocar extrañeza y admiración, por­que aquello que para los cristianos, como es la vida y la muerte de Cristo, constituye el punto culminante que divide la historia de la humanidad en un antes y en un después de Cristo, para el Impe­rio Romano y sus autoridades pasó totalmente desapercibido; en todo caso, la muerte de Cristo fue un episodio mas de los muchos que sucedían por entonces en el Imperio Romano, especialmente en Palestina, donde muy frecuentemente se levantaban algunos revolu­cionarios contra el poder constituido de Roma, a los que se les apli­caba la ley, sin que dejaran huellas dentro de aquella macroestructu­ra politicosocial que era el Imperio de Roma.Tampoco la predicación de aquellos doce hombres que poco después exponían la doctrina de su Maestro por las ciudades orientales del Imperio provocó preocupación alguna en las autoridades roma­nas, porque los cristianos fueron confundidos con aquellos predica­dores que recorrían las comunidades judías esparcidas por todo el Imperio, que en ocasiones provocaban altercados; pero los romanos estaban habituados a esos litigios propios de los judíos. Es cierto que en las provincial orientales del Imperio, como Siria, y concretamen­te en su capital Antioquía, empezaron a ser distinguidos de los judíos porque fue allí donde los discípulos de Jesús empezaron a ser llamados "cristianos".Pero el hecho es que en Roma, hasta el año 64, los cristianos no fueron considerados como un grupo independiente de los judíos; en el año 64, fecha del comienzo de la persecución de Nerón, judíos y cristianos ya estaban bien diferenciados; hoy día se plantea la hipótesis de que pudiera haber sido Flavio Josefo el responsable de esta distinción, puesto que por entonces se hallaba en Roma y tenia fácil acceso al palacio imperial por la amistad que le unía a la esposa de Nerón, de la que, según cuenta el propio Flavio Josefo, había recibi­do algunos regalos; porque, así como en tiempos del emperador Claudio no se distinguía a los cristianos de los judíos, porque todos los judíos fueron expulsados de Roma por los alborotos que causa­ban.

Añadir respuesta